Tras esta decisión del Ministerio de Cultura, parece que se da un paso más para cerrar una etapa con pocas luces y muchas sombras en nuestra Entidad de gestión de derechos. Esperamos, deseamos más bien, que esta línea de trabajo continúe, que se sigan cerrando las heridas en Pequeño Derecho según la toxicidad de la Rueda vaya quedando cada vez más atrás y que todas las energías se concentren en recaudar más, repartir mejor y encarar los retos que nos presenta el desafío digital.

Click aquí para leer el articulo