No parece que a Google le inquiete una nueva multa por malas prácticas, como la que le impuso la Unión europea en junio de 2017, por valor de 2,4 miles de millones de euros (fuente New York Times) El área antimonopolio de la UE encontró pruebas suficientes de que Google estaba favoreciendo irregularmente sus servicios frente a los de sus rivales. Pero ellos siguen en sus 13 (¿hemos dicho 13?) con las prácticas lobbisticas sospechosas.

Ya sabéis que ahora estamos los autores en vilo, pendientes de que se ratifique la nueva Directiva Europea de Derecho de Autor, por la que, entre otras cosas, se va a regular la manera en que YouTube (propiedad de Google) tendrá que hacerse responsable de la música y audiovisuales que suben sus usuarios, y pagar en consecuencia. Sabed que, hoy por hoy, YouTube paga 16 veces menos que Spotify a los creadores, teniendo un volumen de vistas enorme. 16 veces menos, o sea 13 + 3…

Esto va a representar un coste extra para Google que no está dispuesta a asumir. Tampoco le hace gracia el control que eso supone, acostumbrada como está a ser una empresa que viene haciendo lo que le viene en gana. Las prácticas que viene usando para contrarrestar esta Ley, sobre todo lo relativo al Artículo 13, se sitúan ya en niveles de difícil calificativo.

Esta ley europea es muy importante para la defensa de los creadores en Europa y el resto del mundo, por lo que es crucial su aprobación. Para que estés preparado/a de cara a la pelea que se avecina, te explicaremos en varias entregas el asunto. Hoy empezamos con la Intro, para cuando lleguemos a la Outro estarás al tanto de todo lo relativo al “temible” Artículo 13.

(imagen de 20 minutos)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.